Practicar la solidaridad

Propuesta solidaria de Aitana Mas

Entrega de la vivienda
como cancelación
de la hipoteca

Denuncia tu caso

vallda

Anònim

6 ideas básicas

Las condiciones para mantener o acceder a la vivienda tienen que ser justas.

Las personas son el centro, no los mercados. Hay que acabar con los abusos de las entidades financieras. Es el momento de “rescatar a las personas”.

Las entidades financieras han rebecido ayudas millonarias para salir de la crisis. Los ciudadanos merecen el mismo trato.

El monocultivo del ladrillo nos ha llevado a una situación insostenible. Hay que cortar de raíz la especulación con los bienes básicos.

La solidaridad es un instrumento para avanzar. Una sociedad solidaria es una sociedad de progreso.

La administración pública tiene que apoyar a los desfavorecidos, tiene que repartir la riqueza, tiene que ser solidaria.

¿Qué se ha hecho hasta ahora?

En esta legislatura se ha hecho frente a la gravedad de la crisis financiera mientras no se hacía el mismo esfuerzo con la gravedad de la crisis social.

Las familias que se han quedado sin vivienda habitual por no poder hacer frente al crédito hipotecario han dado lugar a una nueva causa de exclusión social que en el País Valenciano se ha notado todavía con más virulencia.

A pesar del dinero público invertido en las entidaes financieras, no se han parado las ejecuciones hipotecarias, aplicadas a ciudadanos y ciudadanas que, con sus impuestos, habían contribuido a los fondos de rescate de la banca.

No hay leyes que los jueces puedan aplicar para parar los desahucio y PP y PSOE se han opuesto a cambiar la regulación.

Asimismo, PP y PSOE han obstaculizado las soluciones que desde la sociedad civil se les han propuesto para acabar con esta situación.

EXPLIQUÉMOSLO CON CIFRAS

Los 90.000 millones de euros de dinero público que se han invertido en las entidades financieras representan:

  • 26 veces el pago de las cuotas hipotecarias de las familias que han perdido la vivienda desde 2007 [3.500 millones de euros]
  • 7,5 veces lo que se ha gastado en el Plan E [12.000 millones de euros]
  • 4,5 veces lo que se ha ahorrado en el Plan de austeridad estatal [20.000 millones de euros]
  • 3 años de subsidios por desempleo [30.000 millones de euros]

Hay que acabar con un modelo especulativo y no productivo

El País Valenciano es el territorio del estado con mayor número absoluto y relativo de desahucios.

Veámoslo en un mapa.

Datos correspondientes al segundo trimestre de 2011 según el Consejo General del Poder Judicial

En el 2º trimestre de 2011 el 23,85% de desahucios -casi 1 de cada 5- los padecieros valencianos y valencianas. Es más del doble del porcentaje que representa la población valenciana respecto al total estatal [10,84%].

La burbuja inmobiliaria nos ha dejado unos sueldos estancados y un patrimonio inmobiliario que vale menos que las deudas que se contrajeron con las entidades financieras.

La imposibilidad de muchas familias de hacer frente a la deuda hipotecaria está siendo una de las nuevas causas de exclusión social.

El fraude en la tasación

La ejecución inmobiliaria: un negocio tan lucrativo como inmoral

  • Con una hipoteca media de 250.000€, el banco puede adjudicarse el inmueble por 125.000€. El 50% del valor tasado.
  • Al día siguiente, con una devaluación del 20%, el banco puede poner la vivienda en el mercado por un precio de 200.000€.
  • Sin embargo, el propietario continúa debiendo al banco los 125.000€ que faltan para el valor de la tasación que ha firmado. Hay que añadir, además, los costes judiciales: 50.000€ de media.
  • Por tanto, el beneficio neto para el banco de cada ejecución es de 125.000€
  • Desde el 2007 hasta el 2010 se han producido 300.000 ejecuciones hipotecarias.
  • Es decir, los bancos han ganado 37.500 milions de €.

Fuente: Plataforma de Afectados por la Hipoteca

Las tasaciones hechas para los inmuebles durante la época de la burbuja inmobiliaria estaban sobrevalorades y fuera de la realidad.

A diferencia de otros países de nuestro entorno, en España, el préstamo grava a la persona y no a la propiedad.

El ejecutado está abocado no sólo a la exclusión social, sino también a la exclusión financiera, ya que la impunidad con que las entidades financieras incluyen a los clientes deudores a ficheros de morosos, les imposibilita en la práctica la recuperación de su propia vida civil i económica.

Mientras las entidades financieras reciben ayudas millonarias para hacer frente a la crisis, con dinero que salen de los impuestos que pagamos entre todos, la gravedad de la crisis no se le aplica a la ciudadanía.

La dación en pago

Establecimiento de reglas claras, que permitan dotar de seguridad jurídica la actividad crediticia para evitar abusos por parte de las entidades financieras y el sobreendeudamiento familiar.

La vivienda personal o familiar habitual que esté hipotecada podrá darse como pago al titular de la hipoteca.

La dación unilateral en pago transmitirá la plena propiedad de la vivienda y extinguirá la totalidad de la deuda.

Armonización con las legislaciones de nuestro entorno, como Francia, Bélgica, Alemania o los países anglosajones.

Practicar la solidaridad. Rescatar a las personas

Algunas propuestas más de nuestro programa en materia de vivienda

  • Garantizar una bolsa pública de vivienda de acogida para que quien haya perdido la casa por no poder pagar la hipoteca tenga derecho a una vivienda sin haber de pagar un alquiler.
  • Supresión del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados para vivienda habitual. Abaratamiento de los trámites para el cambio de hipoteca, mediante reforma de la Ley 2/1994.
  • Aplicación del tipo super-reducido del IVA al 4% en las adquisiciones de viviendas de nueva construcción y aplicación del mismo tipo para las obras de rehabilitación y reconstrucción.
  • Promoción pública de la vivienda en alquiler. Implantación de sistemas de alquiler que favorezcan también la rehabilitación.
  • Promoción pública i reserva de cuotas de alquiler a precios inferiores al de mercado para jóvenes que no ultrapasen un nivel máximo de ingresos mediante una bolsa pública destinada a esta finalidad.
  • Alquiler de pisos tutelados o asistidos para compartir, con diseños específicos, para fomentar la solidaridad y el intercambio intergeneracional.
  • Creación de hipotecas públicas para financiar el acceso a la vivienda a las personas con rentas más bajas.
  • Créditos blancos, avales y subvenciones a fondo perdido a las personas jóvenes para la compra de una vivienda.
  • Reforma de la Ley del Suelo: aprovechamiento y reactivación de la actuación pública sobre el suelo y los fines públicos en materia de bienestar social reforzando las herramientas de intervención pública como mecanismo de reequilibrio del mercado inmobiliario.
  • Oferta pública suficiente de vivienda asequible, adecuada y de calidad y congelación del precio básico de la vivienda protegida para que disminuya el esfuerzo salarial de adquisición.
  • Política específica de viviendas adaptadas para colectivos con necesidades específicas (personas dependientes, mayores, jóvenes, personas separadas) partiendo de la discriminación positiva.